Innovacion viagra la mejor respuesta a los males del derecho

Innovacion viagra la mejor respuesta a los males del derecho

Si innovar significa “La creación de un cambio novedoso de un producto o servicio ya existente que logra ser exitoso en el mercado” entonces se pudiera pensar que en el derecho no es posible hablar de innovación porque siempre nos han dicho y hasta cierto punto parecería verdad, el que “Las leyes todo lo prevén” o bien, los abogados son como el vino, “Mientras más viejo mejor” pero eso no es así.

Hay que tomar en cuenta que para innovar hay que ser creativo y ser creativo supone no tomar en cuenta la lógica, porque esta última mata el pensamiento creativa, pero resulta que toda la estructura del derecho y aparentemente el éxito en el ejercicio descansa en el buen sentido lógico que debemos tener los abogados, sin embargo un detonante que nos mueve y obliga a sacudirnos e innovar son los grandes males que están afectando el poder judicial, de los cuales podemos citar algunos:

  • Inexistencia de políticas internas dirigidas a la optimización de los servicios,
  • Tráfico de influencia,
  • Recursos humano insatisfecho
  • Capacidad técnica deficiente
  • Grandes retraso en dictar sentencias
  • Parcialidad notoria, que se traduce en
  • Inseguridad Jurídica
  • En otros.

Con estas deficiencias, está claro que los abogados tenemos buen caldo de cultivo para proponer a nuestros clientes y la sociedad verdaderos servicios innovadores que busquen impactar estos males. Estas propuestas se traducen en nuevos conceptos jurídicos que viabilicen y permitan el que las actividades de este campo se lleven a cabo de manera ágil, sin traumas y lógicamente reduciendo a la más mínima expresión el uso del sistema judicial como institución de solución de conflictos. No hablamos que este último desaparezca, pero si tenemos que obligarlo a retomar su esencia, la de administrar justicia de manera imparcial, en equidad y a tiempo.

En la búsqueda de estas soluciones es evidente que las propuestas innovadoras tienen que ser también sobre nuevas formas de prestar nuestros servicios profesionales y no debemos asombrarnos si en ocasiones tendremos que apalancarnos o introducir esquema de funcionabilidad de otros modelos de profesiones afines con el derecho.

Cuando la innovación fija sus anclas, esta trae como consecuencia la existencia de nuevas estructuras, esquemas, formatos, tendencias, nuevos mercados, clientes con otra visión y nuevo forma de pensar, que lógicamente impactan al sistema que los crea y aplicado al campo de derecho, es evidente que también cambiara el rumbo de todo cuanto le sea colateral y el poder judicial es uno de ellos.

Nuestro país, necesita que la profesión del derecho se vuelque hacia una innovación viagra que la relance nuevamente y cree nuevas expectativas tanto en la forma de solución de los conflictos como las atenciones a nuestros clientes. El futuro del derecho al igual que de cualquier empresa descansa sobre la base de la innovación.

La vieja creencia de que los clientes son los que tienen que fidelizar las marcas paso a la historia, la realidad es la inversa. La innovación, el único elemento que nos exige es la constante actualización de nuestro servicios pero nos garantiza que para ser exitoso no tendremos que dejar nuestras vidas en las togas o tener abolengo, porque los clientes te van a contratar si tu firma es reconocida en los foros de redes sociales, medios digitales, si estas comprometido con las causas sociales más nobles, si eres transparente, si ser tu cliente lo hacer sentirse orgullosos, pero sobre todo si eres INNOVADOR.

¿Tu que opinas?

Publicar un comentario