Cuando las regulaciones jurídicas se convierte en trabas a la innovación

Cuando las regulaciones jurídicas se convierte en trabas a la innovación

El nacimiento de las redes sociales y la era digital han logrado que las sociedades descubran nichos y propuestas de desarrollo económico que inciden positivamente en el bienestar de los seres humanos.

El mejor ejemplo de estas propuestas surge con lo que hoy conocemos como economía participativa mediante la cual y apalancándose de una plataforma digital donde demandantes y ofertantes de servicios de manera directa se conectan y satisfacen necesidades. Aquí hay dos elementos que se conjugan favorablemente que son la informalidad y reducción de costo al máximo nivel.

El mejor ejemplo que se nos ocurre, es el caso UBER donde cualquier ciudadano del mundo que le sobre tiempo y tenga un vehículo en condiciones, puede prestar sus servicios sin otra formalidad que acceder a la plataforma virtud rellenar un formulario y “voila” ya tiene empleo.

Otros ejemplos de la nacimiento economía colaborativa, ocurre con aquellas personas que teniendo habitaciones disponible en su hogar o lugares de esparcimiento también a una plataforma dedicada a estos menesteres y ya tiene su propio negocio sin necesidad de cumplimientos formales desde el punto de vista legal.

Sin embargo estos nuevos esquemas se ven fuertemente amenazados cuando grupos sociales presionan a las instituciones estatales para que se apliquen los marcos regulatorios del sistema jurídico vigente. Los beneficios de estas nuevas propuestas son múltiples y están dirigidos a impactar renglones sensibles que obstruyen el desarrollo de los pueblos:

  1. Disminución de la taza de desempleo
  2. Mejor calidad de vida
  3. Mejoramiento sustancia en la calidad de servicio (un cliente insatisfecho reportara su queja que será visualizada por los demás usuarios).
  4. Reducción de los precios parte de las instituciones tradicionales(hoteles).
  5. Inexistencia de cumplimiento de horario que cumplir
  6. Mejoramiento y calidad en los servicios a los clientes para ser exitosos.

Aunque en algunos países han prohibido la entrada de este nuevo funcionamiento o bien le han aplicado los marcos regulatorios de los sistemas jurídicos, más temprano que tarde tendrán que abrir sus puertas porque es una necesidad social que ha surgido con el desarrollo de un nuevo mercado y esquema productivo que vino para quedarse.

Publicar un comentario